En Valencina de la Concepción tenemos que combinar en nuestra ruta del mosto, inexorablemente, la arqueología y el vino. Valencina es uno de los poblamientos mas antiguos de la provincia de Sevilla, situado a 10 kilómetros de la capital, sobre una meseta a 153 metros de altitud.

En ella se encuentran restos de su ocupación por el hombre del neolítico, nos referimos a uno de los conjuntos dolménicos mas importantes de Europa. El dolmen de la Pastora, el de Matarrubilla y el de Ontiveros (los dos primeros son visitables), son construcciones funerarias megalíticas de un carácter excepcional y los máximos exponentes de un conjunto arqueológico formado también por restos óseos humanos con sus ajuares, cerámica, ídolos, cuchillos de silex y flechas de bronce, así como restos de cabañas y silos. No se puede pasar por Valenciana sin combinar los vinos con la arqueología.

Valencina, antes llamada del Alcor, proviene al parecer de "valle de las encinas" y el apellido "de la Concepción" fue añadido por acuerdo municipal en el siglo XIX. Su camino hasta Sevilla debió ser en época romana una calzada, salpicada de "mutatios", lo que ahora llamamos "ventas", camino que hasta fechas muy recientes (mediados del siglo XX), se realizaba el transporte en carros y los arrieros se paraban para tomar un vaso de vino en estas ventas que indicaban con una copla:

" Camino de Valencina

que tienes cuatro paradas,

beber en la Pañoleta,

volver a beber en Camas,

y beber en la Encomienda

tras beber en La Montaña"

Éste vino de la copla no es otro que el suave mosto del Aljarafe. Que en Valencina lo obtenían de sus ricos viñedos, propiedad por aquellos entonces de unidades socio-económicas como la Hacienda Tilly en torno a la cual se organizó el actual núcleo urbano y la Hacienda Torrijos, antigua fortaleza árabe y actual ermita. Viñedo que en la actualidad es casi inexistente y bodegas y lagares que han desaparecido, así como otras actividades de elaboración de bebidas alcohólicas como la fábrica de aguardiente "San Antonio" del que tan sólo quedan esos azulejos en la fachada de esta casa. Vestigios, todos ellos de una larga tradición vitivinícola de éste municipio.

Pero en Valencina aún se puede beber buen mosto, como nos recordaban las coplas de sus "mutatios" o ventas.

En la bodeguita "El Huerterillo", antigua vaquería, situada en la calle Daoiz 13, su propietario envasa en 13 viejas botas, el zumo de uva que le traen de Umbrete para que fermente y a finales de noviembre comience a vender su afrutado mosto, por vasitos acompañados eso sí de un buen chorizo picante para que vuelvas a repetir el vaso de mosto, porque lo merecen las dos cosas el chorizo y el mosto, o despacharlo en botellas que traen los propios clientes.

Para mi el mosto que fermenta en este tipo de botas o bocoyes, son los que mantienen las genuinas características de este tipo de vino, turbio a la vista, solo aromas frutales en la nariz y fresco y muy afrutado a la boca y por supuesto sin sensaciones alcohólicas, y en algunas ocasiones con un poquito de aguja, fruto natural de la propia fermentación.

Valencina es un pueblo también pegado a sus costumbres, su cultura y sus tradiciones. Aficionados al mundo de los toros, aquí vivió el famoso torero Emilio Torres Reina “El Bombita” que llego a ser propietario casi de la mitad de su término municipal. Y al cante flamenco, actividades éstas, que tienen sus pequeños rincones, para hablar de toros y de cante, entre mosto y mosto.

En la Peña Flamenca "Jenaro Marín Ruiz", situada en la calle Trajano, 1 se sirve un excelente mosto importado del cercano pueblo de Espartinas que puedes saborear mientras observas copias de los geniales grabados de Capuletti, un excelente pintor afincado en Sevilla y gran aficionado al cante flamenco. O escuchar a sus socios y parroquianos hablar de ese arte y duende que tiene el flamenco.

En nuestra estimulante ruta del mosto por uno de los pueblos mas antiguos, sino el que mas de la provincia de Sevilla, no podemos dejar de visitar su museo arqueológico que se encuentra en el Centro municipal cívico - cultural situado en la Plaza de España, 9. Tel: 955 72 02 11.

Para después dirigirnos, ya que estamos con las antigüedades, a la venta mas antigua de este histórico municipio, nos referimos a:

la venta El Bobito, fundada en 1890 por el tatarabuelo D. Manuel Alvez, del actual propietario D. José Antonio Alvez, esta primigenia venta, que aún permanece en el mismo lugar, era la entrada al pueblo y se situaba frente al Humilladero del mismo. Aparte de amabilidad y simpatía ofrece cuando es su tiempo el mosto de la zona, junto a una interesante carata de vinos, que sirven para acompañar sus excelentes y sabosas tapas, todas ellas son por supuesto caseras, su especialidad la "pringá", pero destaca también una sabrosa cola de toro y croquetas de cola de toro. El menudo con garbanzos, para chuparse los dedos y hacer "barquitos", destaca también su foie al PX y sus croquetas de cabrales y nueces. José Antonio su propietario es también coleccionista de botellines y latas de cervezas, que utiliza entre otras cosas para decorar la venta, que en su interior cuenta también con un amplio salón para comer con mesa y mantel. Su dirección es: Avenida de Andalucía, 21. Tel: 955 72 70. web: ventabobito.es

Buscando otros rincones "mostovitas", es preciso detener nuestros pasos en la parroquia de Nuestra Señora de la Estrella, edificio del siglo XVII, con destacadas reformas en los siglos XVIII y XIX en cuyo interior podemos deleitarnos con un retablo original de Andrés de Ocampo con pinturas de Antonio Pérez. Para que una vez que hayamos alimentado nuestro "espíritu" encontremos la tranquilidad del cuerpo en:

la Bodega "El Chispa" situada en la avenida de Andalucía, 10. Antigua bodega, reconvertida en mesón con vestigios de haber sido centro de elaboración y crianza de mosto.

Esas prensas (en la foto izquierda), que en otros tipos extraían el mosto de la uva, hoy son unas originales mesas, que recrean el ambiento bodeguero de antaño, donde podremos degustar su exquisito mosto procedente de Umbrete, eso si, acompañado de suculentas viandas propias de la extensa y variada gastronomía de los valencineros, aunque destacan sus carnes, chacinas y pescados. TEL: 955 72 77 47.

Antes de despedirnos de este entrañable y prolífico pueblo aljarafeño, eso sí prometiéndonos que hemos de volver, se hace casi obligado detenerse en:

La Peña Bética de Valencina, sea uno o no sea bético, porque aquí, encontraremos también un delicioso Mosto del Aljarafe y unas estupendas y en algunos casos originales tapas, como es el caso de sus pimientos del piquillo rellenos de lentejas y chorizo, sí, sí de lentejas y chorizo, no se si podemos catalogarlo como cocina de autor, pero sin duda es original y lo mas importante sabrosísimo. El mosto o en su defecto sus botellínes fresquitos, acompañan también su jugosa pringá o sus garbanzos.

Situada en: c/Almudaina, 11bj,izq. 46007 Valencia. Telf:963 251 426. Correo electronico:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las Fiestas de Valencina; son su Feria de junio, en su último fin de semana. El segundo domingo de octubre se celebra la 5ª Romería mas importante de España: La Romería de Torrijos, declarada de Interés turístico nacional de Andalucía, que se celebra en la Ermita de Torrijos. Y la fiesta Patronal el día 8 de septiembre en honor a Nuestra Señora de la Estrella. La Caldereta de venado, el Cocido de Calabaza, las perdices en escabeche, el potaje de tagarninas y la sopa de tomate son parte de su deliciosa y amplía gastronomía.

Ayuntamiento

Plaza Nuestra Señora de la Estrella, 1 - 41907 - Valencina de la Concepción (Sevilla). Tel: 955 721 720. Fax: 955 721 723. E-Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Arriba