La mejor repostería navideña que se elabora en los conventos de clausura de la provincia de Cádiz se presenta en una nueva edición de la muestra y puesta a la venta de productos '¡Qué Rico, Dios Mío!'.

Este evento se celebra en los Claustros del Palacio de la Excma. Diputación Provincial de Cádiz (Plaza de España, 16, 11004 Cádiz, España) del viernes 13 al domingo 15 de diciembre de 2013.

La expresión ¡Qué rico Dios mío! da nombre a un evento de repostería navideña que se viene celebrando en Cádiz desde hace unos 17 años.

Esta feria es una muestra y puesta a la venta de dulces navideños elaborados en los conventos de clausura de la provincia de Cádiz, donde se pone de relieve la riqueza gastronómica de esta provincia y que tiene una gran aceptación popular como lo demuestra el hecho de que se agoten los 3.500 kilos de productos antes de llegar al domingo.

La feria se inaugurará el viernes a las 18:00 horas y estará abierta hasta las 21:30 horas, mientras que el sábado y el domingo el horario será de 12:00 a 14:30 y de 18:00 horas a 21:30 horas. De todas formas, el domingo se dará por clausurada la feria en cuanto se agoten los productos, que por lo que ha ocurrido ya en años anteriores, será a mediodía.

Es tradición que los conventos de clausura elaboren dulces navideños para vender; son elaboraciones tradicionales y artesanas realizadas en los conventos de la provincia como las Agustinas Recoletas de Medina Sidonia, las Carmelitas Descalzas de Cádiz y de Sanlúcar, las Agustinas Ermitañas de Jerez…

Y es que los dulces tradicionales de Navidad de nuestra cultura son una verdadera delicia a la vez que ofrecen una generosa variedad para todos los gustos, polvorones, mantecados, mazapanes, turrones, barquillos, pestiños, alfajores, glorias… y aunque en los últimos años hayamos adoptado los dulces navideños de otras culturas, como el Panettone italiano o la Galette des Rois francesa, entre otros, debemos dar valor al patrimonio gastronómico que tenemos.

Junto a los dulces de Navidad los conventos también ofrecen los licores con los que acompañarlos, las religiosas elaboran además el Rompope que también ofrecen en la feria: se trata de una bebida dulce que se elabora con licor, yemas de huevo, leche, almendra, vainilla, canela y azúcar.

En cualquier momento del último día los dulces de los conventos se agotarán, así que estáis a tiempo para organizaros y visitar la feria de Cádiz el viernes o el sábado para comprar los dulces que en estos momentos están elaborando las religiosas.

¡Aprovechad también para dar un paseíto por Cádiz, que está preciosa siempre y más en Navidad!

Arriba