Los Vinos catados fueron:

- Diez Siglos. 2012. Blanco Verdejo de la D.O. Rueda

- Bienteveo 2011. Bodegas y Viñedos Cerro de San Cristobal. Almonaster la Real (Huelva).

- Abadía Retuerta. Cuvée El Palomar. 1999. Sardón del Duero.

- Campillo. Reserva Especial 1996. Denominación de Origen Rioja Calificada.

- Munia. crianza 2008. Bodega Viñaguareña. D.O. Toro.

- Mauro. 2002. Bodegas Mauro, S.A. Vino de la Tierra de Castilla y León

La cata comenzó con un vino blanco de la denominación de origen Rueda, de la bodega Diez Siglos de Verdejo S.L. procedente de cepas viejas plantadas a marco real intercaladas con plantaciones en espaldera, algo mas de 380 hectáreas mayoritariamente verdejo acompañado de viura, sauvignon y tempranillo.

Diez Siglos 2012 es 100% verdejo de un bonito color amarillo pajizo con ribetes verdosos. Limpio y brillante. Una nariz intensa, donde destaca las frutas tropicales, un ligero toque de manzana madura hierba recién cortada e hinojo. En boca es fresco, seco, sabroso, envolvente y equilibrado.

Por segunda vez en poco tiempo volvemos a catar el casi recién nacido vino tinto Bienteveo de Almonaster la Real en la sierra de Aracena y Picos de Aroche. Y lo volvemos a catar porque es una segunda edición con mas barrica (14 meses) y sus creadores José Antonio Moral, Juan Leopoldo Rodríguez y José Luis Becerra que constituyeron en el año 2006 la Bodega y Viñedos Cerro San Cristobal deseaban contrastar opiniones sobre su evolución.

Pues bien podemos decir que aún faltandole algo de afinamiento en botella, es un gran vino, potente de extraordinarios taninos y de mucho, mucho recorrido.

Estas cosas tiene Sevilla que a finales de enero puedes estar en una terraza, disfrutando de un día primaveral con buenos amigos charlando y compartiendo nuestra afición por los vinos; Enrique y Antonio, en primer plano, que además regenta una empresa de distribución de chacinas y vinos: Comercial Núñez.Otros dos grandes amigos y sobre todo entendidos en el mundo de los vinos; Antonio Vázquez también lo es de jazz y Antonio Álvarez, que también lo es de cerveza, no en valde regenta uno de los pocos templos cerveceros de la ciudad: Bar Julián, fundado en 1954 en la C/ Faura, en el barrio Polo de Sevilla.

Fue también una cata algo peculiar pues degustamos unos vinos de cosechas de las que ya han transcurrido muchos años, como el caso de Abadía Retuerta. Cuvée El Palomar. 1999, del Sardón del Duero. Se ha convertido en un vino histórico, difícil de encontrar en el mercado.

Este que catamos ha debido tener buen trato, pues desde que salio al mercado después de permanecer 18 meses en barrica han transcurrido unos doce años y todavía mantiene un color guinda picota, eso sí con los ribetes muy atejados, en nariz quiere mostrar lo que este vino debió ser en su momento mucha complejidad aromática, en boca se hace ya difícil apreciar su esplendor, pero se dejo beber y no desagrado.

Otro de los vinos ya históricos que catamos fue Campillo Reserva Especial 1996, elaborado con tempranillo y graciano y con 24 meses en barrica de roble francés, embotellado en septiembre de 1999 y por supuesto agotado en el mercado.

Después de 14 años, quedan muy pocos destellos de lo que fue un gran vino, con premio en el Challenge International Du Vin (Burdeos). Mantiene su color cereza granate pero muy desdibujado, los aromas solo se aprecia algo de cuero y tabaco y en boca es difícil apreciar lo que debió ser un agradable y sabroso vino "riojano".

Bueno fue esta una experiencia también muy positiva, la de catar vinos en sus últimos alientos organolépticos.

El Vice - presidente de la Peña Bética "El Clavel" el amigo Diego Vera tuvo un bonito y sobre todo sabroso detalle; un buen plato de paletilla Ibérica y un "platazo" de carrillera ibérica. El vino y las buenas viandas, que buena pareja hacen.Pepe, cocinero de la peña, además de la carrillada al vino tinto, preparo también unos suculentos "chicharos con tos sus avíos" y si a ello le agregamos un delicioso queso del Casar que aporto Antonio de Comercial Núñez. La mañana fue completita.

Munia Crianza 2008 de Bodega Viñaguareña en la denominación de origen Toro. Fue nombrado ganador del Concurso regional ‘Vino de Museo 2011′, convocado por la Diputación de Valladolid a través del Museo Provincial del Vino, tras las catas celebradas en el centro ubicado en el castillo de Peñafiel, el jurado, integrado por 30 sumilleres profesionales de la Asociación de Sumilleres de Castilla y León.

A la vista presenta una buena capa con tonos cereza picota y menisco granate. De nariz intensa, fruta compotada y suaves toques tostados y balsámicos (regaliz y mentolados) y posteriormente aparecen especias.  En boca es franco, potente, con fruta y nervio, de taninos presentes pero dulces, al final conserva una buena persistencia

Para finalizar un vino de una de las grandes bodegas de España. Mauro 2002 con 16 meses en barrica de roble y elaborado con syrah y tempranillo. Un vino tinto de la Tierra de Castilla y León.

A la vista presenta un color picota cubierto y de ribetes violáceos. Tiene una nariz intensa y expresiva, con destacada presencia de la fruta, grosellas maduras y algo de moras, aparecen también suaves toques especiados (laurel) y notas tostadas y un fondo ligeramente mineral. En boca tiene buen entrada, corpulento, estructurado, sabrosos y elegante de taninos suaves y muy pulidos, aparece de nuevo la fruta, todo ello bajo una textura muy agradable. Con un final largo y persistente. Le queda ya muy poco tiempo de vida.

Arriba